Cómo Perdonar para Liberarte de Emociones Negativas

Como Perdonar

Por nuestro propio bienestar debemos aprender a limpiarnos de todos los sentimientos que no nos sirven. Borrar de nuestro corazón todo aquello que haya dejado una huella negativa, solo entonces podremos ser felices.

Muchas veces experimentamos situaciones particularmente dolorosas que nos cuesta mucho trabajo olvidar, personas que nos hicieron sufrir, malos tratos, traiciones, engaños. El recuerdo de alguien a quien culpamos de nuestra infelicidad o estancamiento en la vida.

El guardar resentimientos no nos permite ser felices porque en última instancia quien sufre somos nosotros mismos al continuar reviviendo un pasado inexistente.  Sea lo que sea que haya sucedido, ya pasó, se acabó, ahora es necesario dejarlo ir. Debemos amarnos a nosotros mismos de tal forma que no dejemos entrar absolutamente nada que nos hiera y eso incluye los recuerdos.

Aprender a soltar el pasado y perdonar es fundamental para alcanzar la felicidad. Para ello debemos comprender que cada persona tiene sus propias limitaciones, las cuales han sido originadas en base a su historia personal, sus experiencias, lo que le enseñaron, lo que aprendió, lo que ha vivido. Con esto alcanza un nivel de conciencia que no le permite llegar más que hasta cierto punto, es decir no sabe ser de otra manera, actúa más con ignorancia que con maldad. A medida que avance la vida le irá enseñando a ser mejor, pero eso no es nuestro tema, ya que cada quien es libre de actuar como quiera y avanzar a su propio ritmo. Lo único que nos concierne es lo que nosotros hacemos con esa actitud. “Yo” debo actuar bien, aún cuando los demás actúen mal. “Yo” debo elevarme sobre aquellas limitaciones y expandir mi conciencia hacia el amor y el perdón. Y lo haré no porque sea tan bueno, sino porque comprendo que es el camino que me llevará a la felicidad.

Quizás leas esto y a pesar que estás de acuerdo, hay una situación que te resulta particularmente difícil de perdonar, alguien que te lastimó profundamente y sientes que no puedes olvidar. Bueno, para ello existe un ejercicio muy eficaz que consiste en reemplazar ese recuerdo con otro que te provoque Paz. Para ello anda a un lugar tranquilo donde no seas molestado, cierra los ojos y revive en tu mente aquella situación, pero esta vez cambia los acontecimientos, elimina toda ofensa que hayas recibido e imagina una escena de perdón y reconciliación.

Puedes imaginar por ejemplo, que la otra persona te pide disculpas por su comportamiento o por haberte hecho sufrir, te dice que sabe lo valioso que tú eres pero que no supo actuar de otra manera. Luego imagina que se dan un abrazo prometiendo dejar atrás todo lo sucedido.  Pone la escena que mejor te haga sentir, es tu historia la que vas a reescribir por tanto tú decides el guión. Realiza este ejercicio tantas veces como te sea necesario, hasta que logres sentirlo como real y sientas paz en tu interior.

Ahora tendrás un nuevo recuerdo sobre esa persona o esa situación y cuando salte a tu mente algo que te haga recordar la ofensa, di a ti mismo: “está todo perdonado, soy libre”. Y así es porque en tu interior te has sanado y has roto las cadenas que te ataban al pasado.  Verás que cuando perdonas tu corazón se abre hacia nuevos horizontes. Sentirás un nuevo comienzo, con esperanza y lleno de paz.

Todo lo que enviamos al universo, viene de regreso hacia nosotros. Por eso siembra amor y perdón y el día de mañana cosecharás alegrías y felicidad. Es una Ley divina que no falla, ¡te lo aseguro, por experiencia propia!

Por: Marcela Allen Herrera

Fotografía:  Sanja Gjenero / www.rgbstock.com/user/lusi