Cómo Resolver los Problemas

alejate

La mejor forma de resolver los problemas es tomar distancia de ellos. En realidad ni siquiera puedo decir “resolver”, más bien diría “disolver”, porque al apartarse los problemas desaparecen. (Por supuesto que me refiero a los problemas de la vida, es decir aquellas situaciones que le hacen sentir infeliz, no a cosas triviales como que su teléfono se quedó sin batería o se le acabó la sal mientras cocinaba, es obvio que alejándose no arreglaría nada, en ese caso debe tomar las acciones necesarias).

Con los problemas de la vida sucede más o menos así, imagine que está frente a un gigante, lo mira hacia arriba y le parece increíblemente enorme. Luchar contra él es claramente un error, sin importar cuanto se esfuerces no lograría derribarle.  Ahora piense que se sube en una avioneta y comienza a volar en ella, a medida que va tomando altura el gigante comienza a volverse cada vez más y más pequeño, hasta que no parecerá más que una simple hormiga. Si continua elevándose ya ni siquiera podrá verle, para sus ojos desparecerá. El gigante no cambió de tamaño ni se fue a ninguna parte, pero ya no es capaz de verle porque usted está en otro lugar.

De la misma forma podemos disolver los problemas. Si nos enfrentamos y luchamos contra las situaciones  que no nos gustan, es como pelear contra un gigante, nos desgastamos y estresamos sin razón, porque hay situaciones que sin importar cuanto luchemos no podremos cambiar.

Alejarse de los problemas no quiere decir negar su existencia, como negar lo que a simple vista es obvio, eso es tratar de engañarse uno mismo y al final de cuentas es imposible porque nuestra mente nos seguirá recordando que están ahí; sino que se refiere a dejarlos a un lado y comenzar a mirar en otra dirección, eso es mirar en perspectiva, como si estuviera elevándose. No está diciendo que no están, solo está diciendo que hay más cosas en las cuales enfocarse. No está negando la existencia del gigante, solo deja de mirarle.

En la vida hay muchas cosas en las cuales enfocarse. Busque en que ocupar su mente, dele nueva información, busque nuevas cosas, así tendrá nuevos pensamientos. Comience a elevarte internamente y al hacerlo dejará que energía más elevada entre en su vida, la cual se encargará de darle las soluciones precisas para cualquier problema que le atormente.

Su misión es dejar de darle tu atención, dejar de hablar sobre sus problemas, sus inseguridades, sus celos, su falta de ánimo, las malas amistades, deje de darles vueltas a las situaciones negativas, deje de mirarlas porque en la vida hay muchas cosas hermosas que si vale la pena contemplar.

No pierda la fuerza y la energía que puedes utilizar siendo feliz. Deje de pelear con gigantes y disfrute de un placentero viaje en las alturas de su ser.

Por Marcela Allen Herrera.