Conversaciones Mentales

conversaciones mentalesTodos nosotros mantenemos una conversación en nuestro interior, ese diálogo está presente durante todo el día y muchas veces pasa inadvertido porque nos resulta tan natural escuchar ese murmullo en la mente que dejamos de prestarle atención.  Sin embargo, es justamente ese diálogo el que va creando nuestra realidad.

Muchas personas viven siempre sumidas en un diálogo negativo, quizás ni siquiera lo dicen en voz alta, pero no es necesario, lo dicen de todas formas. Si en nuestro interior mantenemos una conversación en la cual nos criticamos a nosotros mismos, si no nos tratamos con suficiente amor y respeto, las personas y circunstancias que lleguen a nuestra vida reflejarán ese dialogo interno y actuarán de acuerdo a lo solicitado… es decir no nos tratarán con suficiente amor.

Debemos analizar momento a momento cuál es el tema principal de nuestras conversaciones internas y cuando tengan un tono negativo cambiarlas de inmediato, porque estas van de la mano con la felicidad o la desdicha, por tanto ser feliz depende de nosotros.

Los diálogos internos también están relacionados con lo que decimos de los demás; si en tu mente mantienes una conversación negativa con tu jefe, si continuamente estas imaginando que peleas y discutes con él, aunque no se lo digas directamente y en voz alta, lo dices de todos modos y el oído interno lo escucha; lo lanzas al universo y así tu jefe seguirá actuando de manera negativa contigo. Cambia la conversación interna con él, mantén una charla amable, aunque sea mentira para el mundo externo, en el mundo interior tu jefe será tu amigo y si pones esa escena en tu interior, tarde o temprano la verás reflejada afuera.  Porque es así, bendice a quien te trate mal o te haga daño y verás que más pronto que tarde terminará siendo tu amigo. Maldícelo y verás como no parará de complicarte la vida, después de todo en un nivel profundo está oyendo esas opiniones invisibles que tienes sobre él y está actuando de acuerdo a tu pedido. Si lo odias en tu mente, actuará de tal manera para que le sigas odiando.

Debemos aprender a mantener conversaciones internas positivas y amorosas con todos quienes tenemos alrededor, ya sea familia, amigos o desconocidos que se cruzan en nuestro camino. Sin importar lo que hagan, en nuestra mente serán siempre nuestros amigos y estaremos bendiciéndoles.

Muchas veces no resulta fácil bendecir o rezar por aquellos que sentimos nos hacen sufrir, pero cuando veas los milagros que ello provoca, será tu práctica diaria y en tu mente bendecirás a cada persona que te mire con desprecio, al que se burle o te critique; no importa lo que haga, tú le enviarás amor y tendrás una oración para él, no porque seas tan bueno o tan noble sino porque quieres ser feliz y sabes que la única forma de serlo es acercándote al amor.  Es así como funciona la vida, si es amor lo que sembramos, amor recogeremos y el amor es siempre felicidad.

Esto que te digo, yo lo he comprobado muchas veces y jamás me ha fallado, los milagros que suceden son increíbles, pruébalo tú también y verás que lo que digo es cierto, si alguien te hace daño tu solo envía oraciones y no te canses de bendecirlo, esa persona o bien cambiará de actitud o mágicamente saldrá de tu vida.

No dejemos nunca de prestar atención a nuestras conversaciones internas y recordemos que el universo escucha claramente lo que ahí decimos, ya sea sobre nosotros mismos, los demás y también lo que nos decimos de las circunstancias en general. Por eso no pienses que es muy difícil encontrar pareja, que tu  salud esta tan mala o cualquier otro tema negativo, cambia esas conversaciones  inmediatamente por algo positivo. Arregla tus conversaciones internas y todo tu mundo se arreglará también. Ese es el poder de Dios que actúa en nuestras vidas.

Marcela Allen Herrera