Qué Hacer cuando Alguien nos Desagrada

no me agrada

Vivimos en sociedad y debemos mantener buenas relaciones con todos quienes nos rodean, esto es fundamental para construir una vida armoniosa en todo sentido. Sin embargo, en la inmensa variedad de personas que existen, muchas veces nos encontramos con alguien que no nos simpatiza, puede que sea su suegra, su cuñada, vecina o cualquier otra persona, alguien que hace que se le ericen los pelos con solo escuchar su nombre.

Creo que esto nos ha sucedido a todos porque de la misma forma que uno no puede caerle bien a todo el mundo, no todo el mundo puede caerle bien a uno; esto es normal y es parte de ser humano.  Sin embargo a pesar de tener un sentimiento de rechazo o molestia hacia alguien, aun así podemos actuar con amor; y no me refiero a que le invitemos a tomar un café y tratemos de ser su mejor amigo, sino simplemente actuar con amor a través de nuestros pensamientos.

Cuando usted piensa en alguien que le desagrada, en realidad lo que está haciendo es invitando a esa persona a caminar junto a usted.  La pregunta es, ¿de verdad quiere pasar sus días junto a alguien que le hace sentir mal? Si lo mantiene en su mente, eso es justamente lo que está haciendo.

Si no le agrada alguien, niéguese a traerlo a su mente y cuando la imagen de esa “persona especial” llegue a la pantalla mental – que de seguro llegará-  simplemente envíele un buen deseo, rece una oración o dígale “te perdono”, en el caso que hubiera dicho o hecho algo que le ofendiera, y deje con amor que se vaya.  Utilice su fuerza de voluntad y repita esto cada vez que esa persona llegue a su mente. Verá que a continuación sucederán milagros, esa persona dejará de molestarle o simplemente desaparecerá de su vida; usted se sentirá sereno y en paz, y además la vida premiará su esfuerzo.

No caiga en la tentación de mantener pensamientos negativos hacia aquellos que le molestan, no discuta ni pelee con ellos es su mente, no pase sus días en mala compañía, al contrario rodéese de personas que le ayuden a ser feliz, a crecer y a ser mejor, tanto en el plano físico como en el plano mental.

Marcela Allen Herrera