El Pensamiento es Como un Boomerang

 

Tres personas ocupadas en cualquier forma de chisme, habladuría o escándalo generan una fuerza y envían de ellos chismes, habladurías y escándalo. El pensamiento que envían en el aire vuelve a ellos y les produce una lesión en la mente y el cuerpo. Es mucho más beneficioso hablar con los demás de las cosas que van a hacer un bien afuera. Cada frase que habla es una fuerza espiritual para usted y para otros, para bien o para mal.

Diez minutos gastados en renegar contra su suerte o en renegar contra los demás porque tienen más suerte que usted, significa gastar diez minutos de su fuerza en hacer que su propia salud y su fortuna empeoren.

Cada pensamiento de envidia o de odio enviado a otro es un boomerang que vuela de regreso a usted y le hace daño. Si usted siente envidia o desagrado contra aquellos que, como dicen algunos “tienen aires de grandeza”, o viajan en costosos automóviles, o están rodeados de lujos y riquezas, ese mal sentimiento representa el pensamiento (es decir, la fuerza) más extravagantemente gastada, ya que en su gasto obtiene no sólo la infelicidad, sino la destrucción de su fortuna y felicidad futura. Si este ha sido su hábito o estado mental común, no espere más para salir de el. Una vez que esté convencido del daño hecho por tal estado mental, una nueva fuerza llegará a eliminar gradualmente la vieja mente y traer una nueva. Sin embargo, recuerde que todos los cambios deben ser graduales.

Sólo Pida y usted Recibirá.

Extracto de “Tu poder Supremo – El Dios es Ti” por Prentice Mulford

Traducción de Marcela Allen Herrera