EL PODER LLAMADO LA LEY

Neville, 21-04-1969

 

Cualquier presentación de una doctrina debe demostrar que tiene una referencia específica hacia la vida ahora, así como en lo sucesivo, porque el hombre no religioso está mucho más interesado en el presente que en el futuro. Por lo tanto, si quisieras interesar a alguien en la verdad, primero debes apelar al poder que ellos pueden experimentar aquí y ahora; pues la promesa es tan fantástica que si ellos la escucharan primero podrían rechazarla con disgusto. Muéstrales lo que pueden hacer justo aquí y ahora. Capta su interés en el poder llamado “La Ley”, y entonces quizás desearán conocer la promesa.

Déjame compartir contigo ahora un par de historias que un caballero compartió conmigo esta semana. Él dijo: “Hace unos diez días mi esposa me habló de una niña pequeña de tan sólo catorce meses de edad que había desarrollado tumores en el cuello en el que, cuando el médico extirpó y examinó un bulto, había signos de cáncer. Trajeron a tres especialistas y cada uno por separado declaró que la niña tenía cáncer. Sólo un médico, observando los resultados, cuestionó el veredicto. Pero mantuvieron a la niña en el hospital para examinarla más detenidamente. Mientras escuchaba su historia modifiqué la voz de mi esposa hasta el punto que ni siquiera podía oír lo que ella estaba diciendo, pero oyendo su voz, reconstruí la historia y escuché su revisión en el ojo de mi mente. Esa noche mientras me quedaba dormido escuché de nuevo y oí a mi esposa contándome la historia revisada. A los pocos días los médicos hicieron otro examen de otro bulto y la votación fue unánime, la niña no tenía cáncer. Y puesto que no le realizaron ningún tratamiento de recuperación en el hospital, determinaron que ella nunca tuvo cáncer, ya que sin tratamiento la niña no hubiera podido superar la enfermedad. Cuando mi esposa escuchó el nuevo veredicto le contó a la abuela y a la madre lo que yo había hecho, pero ellas no podían creer que un acto imaginario tuviera algún poder de causalidad.”

Para el mundo es el colmo de la locura creer que la imaginación crea la realidad, sin embargo, todo místico sabe que cada efecto natural tiene una causa espiritual. Sólo parece ser una causa natural. Es una ilusión de este mundo, ya que la memoria del hombre es tan pobre él no puede relacionar lo que está teniendo lugar ahora con un acto imaginario anterior. Siempre busca la causalidad física, el hombre no puede creer que imaginó algo que pudo haber producido tal efecto físico; sin embargo, te digo, mientras te sientas a solas e imaginas, tú estás poniendo una causa en movimiento, y cuando veas sus efectos puedes negar el estado imaginario, pero tu “ahora” está vivo y es real para ti a causa de un acto imaginario de tu parte y por ninguna otra razón. Tu imaginación pone todo en movimiento, pero tu memoria es deficiente; por lo tanto, puedes considerar tonto a alguien que afirma que la vida está causada por la imaginación – pero Blake te llamaría un idiota razonador, no hombre de imaginación. Ahora, mi amigo continuó diciendo: “La otra noche conduciendo para casa desde el trabajo estuve pensando que podría utilizar un poco más de dinero, ya que el gobierno estaba haciendo demandas sobre mis ingresos. Entonces empecé a imaginar hermoso, verde, nítido dinero lloviendo sobre mí. Por cerca de un minuto me perdí en una pequeña lluvia de dinero. Después el tráfico exigió mi atención y asumí mi estado normal de alerta y olvidé por completo mi acto imaginario hasta la mañana del quince de abril. En esa fecha mi jefe entró en la oficina y dijo: ‘Usted recibirá un aumento de diez por ciento en salario retroactivo al primero de abril,’ y me entregó un cheque.”

Ahora, permíteme advertirte esta noche, espera hasta llegar a casa para probarlo. Es mucho mejor imaginar el dinero nítido cayendo en tu cama que en la autopista. Pero hazlo, pues te digo que todo es un acto imaginario. No hay tal cosa como la causalidad física. Es todo imaginario, pero el mundo no lo aceptará. Ellos se ríen del hombre de imaginación, pero no pueden refutarlo. Un hombre puede físicamente golpear a otro. Esa fue la causa física mientras que el golpe que recibió fue el efecto; por lo tanto, todo pareció estar construido físicamente, pero te pregunto: ¿qué precedió al impulso de golpear? Ese impulso fue la causa invisible, que fue un acto imaginario. El mundo es traído a la existencia por medio de la imaginación y es sostenido por la imaginación, y cuando la imaginación ya no lo sostiene, se disuelve y no deja ningún rastro. Uno debe abordar el Evangelio en este nivel primero. Si el interés de alguien se despierta en este nivel y la persona comprueba que es verdad en la prueba, entonces puede que se interese oír acerca de la promesa.

Ahora vuelvo al tema de la niña. Juzgando por los estándares humanos la vestimenta que ella usa tiene tan sólo catorce meses, pero quien usa esa ropa es tan antigua como Dios mismo, y Dios no tiene principio ni final. Él nos eligió en su interior, no cuando salimos del vientre de nuestra madre, sino antes de la fundación del mundo. Antes de la creación física tú y yo fuimos escogidos en él, para un propósito, pues sin propósito ¿qué importaría si la muerte fuera el fin? Muchos tiranos creen eso, y con ese tipo de pensamientos no los puedes culpar por ser tiranos. Si tú creyeras que con la muerte se acababa todo sin duda harías lo mismo que ellos. Estarías de acuerdo con Macbeth cuando Shakespeare le hizo decir: “Es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y furia que no significan nada”. Eso es lo que el mundo tendría que ser si no hubiera ninguna promesa, ningún propósito o significado detrás de el. Pero si captas el interés de ellos por la ley lo suficiente como para que la prueben y ésta se demuestra en la práctica, entonces puedes contarles la historia más grande del mundo con la esperanza de que la creerán o comenzarán a creerla.

Ni una sola cosa dicha por Jesús puede probarse exteriormente. Él sólo puede ser conocido por los visionarios. Mientras estoy viviendo en este cuerpo mortal y conocido sólo por la máscara que llevo, la increíble historia llamada Cristo Jesús se ha desarrollado en mí. Te he tomado, mi amigo, dentro de mi confianza y he compartido mis experiencias contigo con la esperanza de que me creerás. Me ves que estoy vivo y bien, sin embargo, yo sé lo que es ser crucificado, sepultado y resucitado. Mientras en mi cuerpo celestial elegí a uno de entre ustedes para darle mis ojos inmortales que han sido dirigidos hacia dentro, no hacia afuera, y esta confirmación de mis palabras puede provenir de ella. Ella me ha visto clavado en una cruz, que fue quemada hasta el suelo dejando una luz líquida dorada en su base, exactamente como le dije que me sucedió a mí. Nadie puede convencerla de que no tuvo esa experiencia, más de lo que alguien podría convencerme a mí de que no la tuve yo.

Ahora esta dama sabe quién es Jesús. Conociéndome como un hombre con todas las debilidades de la carne y sus limitaciones, ella ha ido más allá de la máscara a través de la visión y ha visto quien es Jesús realmente. Él me ha dado a conocer el misterio de su voluntad conforme a su propósito que estableció en Cristo como un plan para la plenitud de los tiempos, que pueda unir todas las cosas en él – las cosas del cielo y las cosas de la tierra. Jesús es el plan de salvación de Dios que está en ti. Ese plan ha estallado en mí y he compartido mis experiencias contigo que has venido aquí, y también en mi libro “Resurrección”.

Ahora, sólo el visionario, sólo él que tiene ojos inmortales, conocerá realmente quien es Jesús, porque él es de arriba y no es de este mundo en absoluto. Fue él quien dijo: “Ustedes son de abajo y yo soy de arriba. Ustedes son de este mundo y yo no soy de este mundo”; sin embargo, a lo largo de la historia, el hombre ha buscado a Jesús en el cercano Oriente. Aquellos que no han tenido las visiones afirman que conocen el lugar donde fue crucificado y enterrado, el camino que anduvo, e incluso afirman tener un pequeño pedazo de madera de la cruz en la que fue clavado. Ellos perpetúan una tradición, invalidando la palabra de Dios como se nos dijo en el capítulo 15 de Mateo. Manteniendo vivas las tradiciones de un Jesús físico, la verdad ha sido anulada, ya que Jesús no es un ser físico sino un molde enterrado en cada uno. Cuando este molde estalló en mí, yo estaba tan sorprendido como cualquiera podría estarlo, y aunque aún permanezco en esta pequeña y débil prenda de carne y continúo sufriendo a través de todas las tentaciones del mundo, no puedo negar mis visiones.

Ahora le he dado mis ojos inmortales a alguien que a su vez se los dio a otro, que a su vez se los dará a otro, de modo que todos puedan convertirse en testigos visuales, como habla Lucas en el principio de su historia, diciendo: “Puesto que muchos han tratado de compilar un relato de las cosas que se han cumplido entre nosotros, tal y como nos fueron presentadas por aquellos que desde el principio fueron testigos presenciales y ministros de la palabra…”. Luego él agregó este pensamiento: “… Por lo tanto, me ha parecido bueno también a mí, escribir un relato, excelentísimo Teófilo, acerca de las cosas que se han cumplido entre nosotros”. Lucas fue capaz de decirle a todos los que aman a Dios (llamados Teófilos) la verdad debido a los testigos presenciales. Pero cuando los testigos presenciales parten de este mundo los ministros se multiplican. Son hombres sin visión que nunca conocieron al que, mientras caminaba en la carne, dio sus ojos a los que dieron testimonio de su historia. Habiendo presenciado el drama según se desarrollaba en él, ellos parten de este mundo y dejan solamente a los ministros de la palabra, que construyen organizaciones y hacen un pequeño dios del hombre que, así como todos los demás hombres, experimentó el plan de salvación de Dios en él. No dicen nada de la erupción del molde, sino sólo del hombre exterior – cuando no hay un Jesús exterior.

Podrías buscar desde ahora hasta el final de los tiempos y nunca encontrar ninguna prueba convincente de la historicidad de uno llamado Jesús – sin embargo, él es real. Él es tu verdadero ser, tu esperanza de gloria. ¿No te das cuenta de que Cristo Jesús está en ti? A menos, claro, que falles en cumplir la prueba. Ponlo a prueba en su nivel. Pon a prueba tu poder creativo, llamado la ley. Imita a mi amigo y permite que una suave lluvia de dinero caiga sobre ti. Cree que lo has recibido y lo recibirás. Luego comparte tu conocimiento con otros y muéstrales que las escrituras tienen una referencia específica hacia la vida, ¡ahora! No empieces con el más allá. Puedes hablarles de la promesa más tarde. Y recuerda: nada es imposible para la imaginación y el mundo es creado en la imaginación.

Como un ser racional tú no eres responsable de hacer que suceda nada. Pero como un hombre de imaginación simplemente lo imaginas sucediendo. Mi amigo no sabe nada sobre el cáncer. Si viera una célula cancerosa bajo un microscopio no la reconocería. Él no es un doctor y no sabe más sobre el cuerpo humano que yo, pero sabe lo que su esposa le diría si el veredicto fuera revocado y la niña estuviera bien. Cuando su esposa le habló a su amiga del acto imaginario de su marido, la amiga (como el mundo) rechazó la idea, pues no pudo creer que la causalidad era mental. Para ella todo tiene una causa física y debe ser curada físicamente, sin embargo, te digo: la vida misma es un viaje imaginario. Mi amigo escuchó a su esposa hablándole de la niña y entonces, sabiendo lo que quería escuchar, cambió sus palabras en su imaginación. Eso es todo lo que hizo. Y esas palabras no podían regresar a él vacías, sino que tenían que realizar lo que propuso en su interior. No hizo nada en el exterior para hacerlo suceder. Simplemente se mantuvo fiel a su acto imaginario y se cumplió.

Te pido que lo intentes, y luego vuélvete a tus vecinos y diles: “¿Se les ha ocurrido pensar que su mundo es causado, no por lo obvio, sino por un acto imaginario invisible?” Puedes interesarlos de esta manera y si lo haces, pídeles que lo prueben. Si lo hacen y llega a pasar entonces puedes presentarles la promesa. Puedes decirles como su débil y pequeña vestimenta se transforma mientras ellos se elevan desde la muerte hacia la vida eterna. Te digo: serás un ser completamente transformado con rostro, manos y voz humanas; pero la forma que llevas no puede ser descrita como otra cosa que luz.

Lo único que separa al hombre del resto de la creación es su mano. El mono no tiene una

mano como la del hombre. No puede dar forma, pero con una mano tú puedes empezar a construir. La primera palabra en el nombre YOD HEY VAV HEY significa “mano”. Es la mano del creador que da forma. Si no pudieras hacer prendas de vestir para tu cuerpo tendrías que andar desnudo, pero con una mano puedes convertirte en la imagen del Padre, que es un ser de fuego al que despertarás y conocerás que eres tú mismo.

La mayoría de las personas a quienes les hables no te escucharán. Prefieren seguir siendo el mismo pequeño ser que creen que son y continuar llevando una vestimenta de carne y hueso

que debe ser llevada al baño varias veces al día para realizar sus funciones normales. ¿Puedes imaginar el infierno que experimentarías si la restauración fuese perpetuada para siempre? Pero este no es el cuerpo que llevas puesto cuando sabes que eres Dios. Es completamente diferente. Es un cuerpo celestial, un cuerpo de fuego y aire en el que estás destinado a despertar, pues ese es el único cuerpo que todos estaremos conscientes de ser. Pero mientras estés aquí no olvides la ley. Úsala todo el tiempo. Nada está más allá de tu capacidad para imaginarlo. No es tu responsabilidad hacer que suceda, simplemente imagina que es así y deja que así sea. Así es como el mundo en que vivimos vino a la existencia.

Antes de que me juzgues te pido que pongas a prueba mis palabras. Sería absurdo juzgar algo que no has probado. He conocido a algunos que dicen que no les gusta algo a pesar de que nunca lo han probado, pero te digo, puedes adquirir gusto por cualquier cosa. Recuerdo la primera vez que comí una ostra. Yo tenía alrededor de once años de edad cuando mi madre y yo visitamos la pequeña isla de St. Croix. En aquellos días no había hoteles, sólo casas de huéspedes y todos nos sentábamos en la misma mesa común. Todos allí hablaban danés y yo no podía entender ni una sola palabra de lo que estaban diciendo, por lo que miré e hice lo mismo que ellos estaban haciendo. En la bandeja delante de mí había un plato con seis pequeñas cosas colocadas en conchas. Como yo nunca antes había visto nada como eso, miré a la anfitriona. Ella cogió un pequeño tenedor, lo metió en una de esas cosas, y al ponerlo en la boca su cara estalló en una sonrisa maravillosa. Esperando lo mismo, cogí mi tenedor, lo metí en la cosa y la llevé a mi boca. Bueno, no podía tragarla, ni podía escupirla. Paralizado, me di cuenta de que, aunque muriera en el intento tenía que tragar esa cosa, y cuando lo hice miré hacia abajo y me puse verde cuando me di cuenta de que tenía cinco más para comer. Pero lo hice, y ahora me encantan las ostras de cualquier manera.

Por eso digo, puedes adquirir gusto por cualquier cosa en este mundo al igual que en el mundo celestial. Comienza con la ley. Aprende cómo funciona, y después de probar su funcionamiento, es posible que desees descubrir quién es realmente Jesús. Puedes haber sido enseñado que una mujer llamada María fue fecundada por Dios y dio a luz a un hijo físico que fue llamado Jesús; pero te digo, yo soy una persona normal, no educado anteriormente, casado, una vez divorciado, con dos hijos – pero he experimentado todo lo dicho de Jesucristo en el evangelio. Y le he dado mis ojos inmortales a una amiga (que se casó dos veces, con hijos de dos hombres diferentes) de modo que ella pudiera verme colgado en una cruz que fue incendiada y reducida hasta fundirse en luz dorada y líquida. Al ver el cuerpo que duerme en la cama situada en una plataforma, y luego en una cruz, ella ha visto el cuerpo que yo llevo por la noche, y ahora sabe quién es realmente Jesús. No, él no es la pequeña vestimenta de carne que llevas puesta, sino un molde eterno de redención que duerme ahí. Se despertó en un ropaje que el mundo conoce como Neville. Habiendo despertado, yo sé que Yo Soy él, quien se convirtió en la humanidad para que la humanidad pudiera convertirse en Dios.

Dios ahora duerme en ti. Él se despertará y tú experimentarás el drama idéntico como se registra en los evangelios por uno llamado Jesucristo, porque no hay otro y nunca habrá otro ser. Aquellos que se han enriquecido por la ley que les has enseñado, pueden alejarse de ti, porque a las tradiciones les toma tiempo morir, como se nos dijo en el capítulo 15 del Libro de Mateo: “Por motivo de sus tradiciones han anulado la palabra de Dios”. Manteniendo vivas las tradiciones usando en lo externo todas estas túnicas tontas e insignificantes de color rojo y púrpura, los millones de irreflexivos se consideran a sí mismos bendecidos si, mientras caminan, ellos tocan su vestidura, o asisten a un servicio donde el más grande conduce la misa. Pero debido a aquellas creencias tradicionales la palabra de Dios se anula.

Te estoy contando lo que sé por experiencia. Tómame en serio, porque debo partir pronto y aquellos de ustedes que tienen sus ojos internos abiertos verán como les he dicho que lo harían. Entonces partirán dejando atrás solamente a los ministros, que convertirán mis experiencias en sus conceptos institucionales y una vez más anularán la palabra de Dios.

Esta noche usa la ley y comprueba su poder convirtiéndote en el hombre que te imaginas ser. Pero no olvides la promesa, ya que sin la promesa ¿qué importaría si fueras el dueño de la tierra? Recientemente he leído el libro que la hija de Stalin escribió sobre su padre. Ahí ella cuenta que estuvo presente cuando su padre murió. Dijo que él estaba paralizado de un lado, su cerebro se había ido, y estaba físicamente ciego; sin embargo, vio algo que le hizo levantar su mano buena y moverla, mientras una expresión de odio extremo cubrió su cara. Era como si estuviera desafiando al mismo diablo que estaba de pie frente a él. Podría haber visto una imagen compuesta de las veinte millones de vidas que él destruyó, personificadas como un solo hombre, causando que su pequeña mano se levantase desafiante mientras se marchaba. Él no creía en la vida después de la muerte. No creía que podía ser restaurado a la vida, por lo tanto, se sentía libre de hacer todo y cualquier cosa que quisiera hacer. De pie en el balcón viendo a miles de personas animándolo, probablemente decía: “¡Tontos!” Los veía como la paja de la vida, pero a día de hoy estas personas triviales engrandecen a Stalin como si se tratara de una figura importante de la historia. Pero, él tiene que enfrentarse consigo mismo ahora. Ya no más interpretando el papel de Stalin, el mismo ser es ahora un hombre joven, saludable y fuerte, continuando su vida, haciendo algo que es coherente con su vida para llevar a cabo ese plan de salvación llamado Jesús, el cual – oculto en él – negó mientras estaba aquí.

Te pido que uses este poder llamado la ley. Simplemente determina qué es lo que quieres e imagina una escena que implique que lo has realizado. Entra en el espíritu de la escena. Participa en ella dándole viveza sensorial. Luego relájate mientras sientes su realidad. No consideres los medios. Sé consciente de que tu deseo es ya un hecho realizado y que lo estás disfrutando ahora. Entonces ten fe, porque la fe es lealtad a tu realidad invisible. Tu acto imaginario, aunque invisible, es una realidad porque Dios lo hizo. Si yo te preguntara quién lo está imaginando, responderías: “Yo Soy” y ese es el nombre de Dios por siempre y para siempre.

Aprende a vivir en tu imaginación mañana, tarde y noche. Este caballero cuyas experiencias he compartido contigo esta noche me dijo que cuando me escuchó por primera vez pensó que yo estaba loco; pero él lo puso a prueba, y aunque no tenía sentido, funcionó. Sé que la ley y la promesa no tienen sentido desde un punto de vista terrenal, sin embargo, te digo, hay un plan de redención enterrado en ti que estallará en la plenitud de los tiempos y experimentarás todo aquello dicho en las escrituras de un hombre llamado Jesús. Entonces sabrás que él nunca fue un ser físico, sino el nombre de un plan. Jesús es Jehová, que es tu propio maravilloso Yo Soy.

La raíz de la palabra griega traducida como “reunir” en la expresión usada en el primer capítulo de Efesios es “cabeza”. Ahí es donde todos nos reuniremos, porque ahí es donde fuimos todos crucificados y enterrados. Y es desde la cabeza que resucitamos. Al regresar de este mundo externo, nos reunimos todos en el único estado que está en la cabeza. James Dean dijo una vez: “El creador de esta infinita unidad se parece a un cerebro infinito y nosotros a nada más que las células cerebrales en la mente del soñador”. Y ahora las células cerebrales se expanden dentro de este único cerebro.

Ahora entremos en el silencio.

“Power Called The Law” / Traduccion de Marcela Allen Herrera