El Significado del Desorden

Lindsey Turner

¿Sabías que el  desorden en tu casa puede hacerte sentir cansado y sin energía, así como también producir confusión y estancamiento en tu vida? Así lo explica el Feng Shui, aquella arte milenaria desarrollada hace más de tres mil años en China y que revela cómo equilibrar las energías de cualquier espacio para asegurar la salud y la buena fortuna de las personas que habitan en ella.

El desorden crea obstáculos que obstruyen el flujo de energía; bloquea las vías de acceso de nuevas oportunidades y evita que podamos estructurar de manera disciplinada las ideas y proyectos en nuestro   plan de vida.  Por esta razón, para que nuestra vida fluya armoniosamente, debemos mantener limpio y ordenado nuestro entorno, aprendiendo a controlar cualquier tipo de acumulamiento o desorden.

Existen dos clases generales de acumulamiento en nuestro hogar: nuevo y antiguo.

El Acumulamiento nuevo se refiere a cosas que has usado recientemente pero no has vuelto a  poner en su lugar. Por ej: ropa apilada, zapatos tirados, juguetes, libros, cd’s, películas u otros artículos desparramados alrededor de la casa.

Este acumulamiento o desorden indica que estás tratando de hacer demasiadas cosas a la vez y que has perdido la dirección.

El Acumulamiento antiguo se refiere a objetos que no usaste en un largo tiempo y que están apilados en los armarios, el ático o el garaje. Incluye papeles y documentos en tu computador que ya no usas, revistas antiguas o ropa que no te has puesto en más de un año.

Esto es un indicio de que estás viviendo en el pasado e impide que personas nuevas y oportunidades lleguen a tu vida, ya que sigues anclado a viejas emociones que se apoderan de tu presente.

Además, el lugar de la casa donde se encuentra el desorden, es una señal que refleja tus miedos y las áreas problemáticas en tu vida.

En el “Gran libro del Feng Shui” (escrito por Mónica Koppel, especialista en Feng Shui)  se analiza el mensaje detrás del desorden, dice que:

Si hay desorden u objetos amontonados en la entrada de la casa, se interpreta como miedo a  relacionarse con otras personas;

En el  clóset, el mensaje es que no se tiene el control sobre el análisis y el manejo de las emociones;

En la cocina es señal es de resentimiento o de fragilidad sentimental;

En el escritorio o área de trabajo, es mensaje de frustración, miedo y necesidad de controlar las situaciones;

Detrás de las puertas, miedo a no ser aceptado por los demás, sensación de sentirse vigilado constantemente;

Debajo de los muebles, el mensaje es que se le da demasiada importancia a las apariencias;

En bodegas, el mensaje es que se vive del pasado;

En el garaje, el mensaje es de temor y falta de habilidad para actualizarse;

En pasillos, el mensaje es de conflictos para comunicarse, miedo a decir y manifestar lo que se desea en la vida;

En el comedor, el mensaje es de miedo a no dar pasos firmes y sólidos, sensación de dominio por parte de la familia.

Si hay desorden y objetos amontonados por toda la casa, el mensaje es de coraje, enojo, desidia y apatía hacia todos los aspectos de la vida.

7 cosas que puedes hacer ahora mismo para controlar el desorden:

  1. Comienza por el acumulamiento nuevo, recoge lo que está en el suelo y vuélvelo a su sitio o ponlo en un canasto o una bolsa hasta que tengas tiempo para organizarlo y ponerlo en el lugar correcto.
  1. Limpia los armarios y deshazte de todo lo que no hayas usado en un año. Regálalo o véndelo, pero no lo dejes.
  1. Limpia el refrigerador y la despensa de alimentos, tira todos esos restos de comida y revisa la fecha de vencimiento de los productos que tienes en la despensa, encontraras más de uno ya vencido.
  1. Regala o bota revistas viejas, periódicos, catálogos; no los guardes con el pretexto que volverá a leerlos en el futuro o que tiene interesantes artículos. Recuerda que en internet puedes encontrar la información que necesites en cualquier momento y no ocupa espacio.
  1. Vacía los cestos de basura de los baños, la cocina, la oficina.
  1. Despeja el escritorio, guarda en una caja los papeles importantes y el  resto bótalos, revisa además el correo y bota lo que no te sirva.
  1. Tira a la basura lo que está roto o regálaselo a alguien que quiera arreglarlo.

No te apegues a las cosas. Lo que no sirve se va, no busques excusas para poder guardarlos. De esta forma estarás haciendo un lugar para lo nuevo, mientras más espacio libre crees, más cosas nuevas llegaran a tu vida.

Veras como integrando la rutina del orden a tus entornos, tu vida fluirá más libre y feliz.

Marcela Allen Herrera

Fotografia: Lindsey Turner www.flickr.com