Enamórate de la Persona Correcta

Enamorate de la Persona

Antes de establecer una relación amorosa, de encontrar el amor en otro, es imprescindible encontrarlo primero en nosotros mismos. Debemos aprender a estar solos, a ser felices en nuestra propia compañía.

Sin embargo el mensaje que hemos recibido es que no podemos ser felices a menos que estemos en pareja, que debemos encontrar nuestra “otra mitad”, como si fuéramos personas incompletas, lo cual no es cierto.  No somos mitad de nadie, somos un ser entero, total y dentro nuestro existe todo lo que necesitamos para vivir plenamente.

Cuando aprendemos a disfrutar de nuestra soledad, descubrimos que No “necesitamos” estar con alguien para ser felices, “elegimos” estar con alguien para compartir nuestra  propia felicidad y no nos apegamos porque sabemos que estaremos bien con esa persona  o sin ella. Con ese conocimiento y esa libertad podemos disfrutar porque no queremos poseer ni controlar. No existen celos ni inseguridades porque sabemos que todo lo que necesitamos está en nosotros mismos.

Por eso, enamórate primero de ti, conócete, disfruta estando a solas, disfruta de tu propia compañía. Cuando seas capaz de amarte completamente, cuando comprendas que eres valioso y especial, cuando te aceptes exactamente cómo eres, cuando puedas ser feliz contigo mismo, entonces y solo entonces piensa en tener una relación con alguien más.

Si haces lo contrario, si buscas una pareja sin antes amarte lo suficiente, tarde o temprano esa relación te traerá sufrimiento. Porque cada relación es un espejo de lo que existe en nuestro interior y si no hay amor por ti mismo, eso será lo que constantemente te reflejará. Nacerán sentimientos de  inseguridad, te sentirás poco querido, poco valorado.  Quizás comiences a postergarte tratando de agradar por el miedo a perder al otro y así perderás tu propia libertad. En el afán de que esa persona te ame y se preocupe por ti de una manera especial, tratarás de llenar sus expectativas, dejarás de ser quien eres para convertirte en lo que el otro quiere que tú seas, dejando de lado tus ideas, tus gustos y lo más importante el amor por ti mismo. Eso no es una relación de amor.

Recuerda, el amor debe estar primero en tu interior, porque no puedes dar lo que no tienes, entonces para dar amor verdadero debes amarte hasta sentirte tan lleno, que naturalmente salga de ti.

Comienza por descubrir lo maravilloso, lo hermoso que eres y luego deja que los demás también lo descubran.

Por: Marcela Allen Herrera