¿Eres Importante?

eres importante

En nuestro mundo interior cada persona tiene asignado un lugar. Los más cercanos y nuestro núcleo familiar: padres, hermanos, pareja, hijos, amigos, etc. ocupan un lugar especial, son personas importantes para nosotros. Conocidos, compañeros de trabajo, vecinos, ocupan otro lugar menos cercano porque quizás no están participando directamente en nuestras experiencias diarias o no compartimos vivencias personales con ellos. De cualquier forma cada quien tiene reservado un sitio en nuestra vida, sin embargo, a veces olvidamos algo fundamental…  asignarnos a nosotros mismos un lugar especial.

Ya que no puede haber nadie más cercano que nosotros mismos, debemos considerarnos la persona más importante y ocupar un lugar de honor en el interior.  De lo contrario estaremos siempre buscando afuera alguien que nos permita ocupar un sitio, alguien que nos haga sentir valiosos, pero nunca lo conseguiremos ya que todos quienes lleguen a nuestra vida tendrán la misión de reflejarnos el estado interior en el cual habitamos y mostrarnos que no somos importantes. Por esta razón sentiremos que las personas de nuestro entorno no nos respetan, pasando por nuestro  jefe, pareja, hijos…. y así nos sentiremos poco valorados, poco queridos… desconociendo completamente que todos están actuando de acuerdo al concepto interior en el que vivimos. Porque somos nosotros quienes hacemos actuar a las personas, ellos solo siguen nuestras instrucciones internas.  Si no tenemos importancia en nuestra propia vida, no la tendremos en ningún lugar.

Piensa por un momento… ¿tú eres valioso e importante? ¿Eres capaz de expresar libremente tus opiniones sin  miedo a que te critiquen o te rechacen?  ¿Qué es más importante para ti, tu propia opinión o la de los demás?

Creo que es muy importante analizar y darnos cuenta si nos tratamos con suficiente amor y respeto, si somos capaces de aceptar nuestra personalidad, cualquiera sea el matiz que tenga. Si en verdad respetamos y aceptamos nuestros gustos, opiniones, preferencias o si hacemos cosas por agradar al resto y por el que dirán. Si esa es nuestra actitud, significa que no nos estamos dando importancia. En el lenguaje interno lo que estamos diciendo es: la opinión de Fulano es más importante que la mía… y el inconsciente deducirá que si los demás son más importantes es porque yo no valgo lo suficiente, que no merezco, y eso será lo que nos recordará cada vez que queramos conseguir algo.

Debemos vivir la vida desde el interior, no viendo las cosas desde afuera sino mirando con el ojo interno. Cuando me pongo en un lugar de honor en el interior y no dejo que nadie sea más importante que yo mismo, comienzo a sentirme feliz porque sé que en mi interior soy amado, valorado y respetado. Y eso no es egoísmo, porque solamente siendo yo feliz podre dar felicidad. Si me siento triste, rechazado, no puedo aportar felicidad, sino solamente amargura.

No esperemos a que alguien nos de un espacio en su corazón, tenemos un solo lugar al cual pertenecemos y el cual debemos ocupar: el trono real de nuestro interior.

Marcela Allen Herrera