Eres Responsable por tu Felicidad

Nuestra vida es lo que hacemos por nuestros propios pensamientos y acciones. Es nuestro propio estado y actitud mental lo que determina si somos felices o infelices, fuerte o débil, pecador o santo, tonto o sabio. Si uno es infeliz, ese estado mental le pertenece a sí mismo, y se origina dentro de sí mismo. Es un estado que responde a ciertos acontecimientos externos, pero su causa se encuentra dentro y no en aquellos acontecimientos externos. Si una persona tiene una voluntad débil, ella misma se ha llevado ahi, y permanece en, esa condición por el curso del pensamiento y de la acción que ha elegido y que sigue eligiendo. Si es pecador, es porque ha cometido y sigue cometiendo, actos pecaminosos. Si es tonto, es porque hace cosas tontas.

Un hombre no tiene carácter, ni alma, ni vida aparte de sus pensamientos y acciones. Lo que ellos son, eso es él. A medida que se modifican, él cambia. Él está dotado de voluntad, y puede modificar su carácter. Como el carpintero cambia el trozo de madera en un hermoso mueble, el hombre errático,  herido por la angustia y el desconsuelo puede cambiarse a sí mismo en un ser sabio y llenar su vida de felicidad. Cada persona es responsable de los pensamientos que piensa y los actos que hace, esto quiere decir es responsable por su estado mental, y la vida que vive. No hay ningún poder, ningún evento, ninguna circunstancia que pueda forzar a un hombre a la maldad y a la infelicidad. Él piensa y actúa por su propia voluntad. Ningún ser, por sabio y grande – incluso el Supremo -puede hacerlo bueno y feliz. Él mismo debe escoger lo bueno, y por lo tanto encontrar lo feliz.

Extracto del libro “Luz en las Dificultades de la Vida” de James Allen