El Poder del Foco

poder del foco

Existe dentro de nosotros un poder muy específico que puede ayudarnos a crear una vida de excelencia y además hacer que marquemos una gran diferencia, es el Poder de la Concentración.  Quizás no le parezca gran cosa, pero le voy a explicar por qué es tan importante y cómo, al desarrollarla, puede llevarle a obtener grandes cosas.

La concentración, se refiere a la capacidad de llevar todos sus pensamientos hacia un solo punto determinado. Los pensamientos son una fuerza, son energía que sale de usted en diferentes direcciones, usted manda parte de su poder hacia el punto en que se dirige su pensamiento. La mayoría de las personas envían su fuerza en miles de direcciones distintas en sólo unos minutos;  por ejemplo si usted piensa en sus vecinos, en ese momento está mandando parte de su energía hacia allá; luego se acuerda del problema que le contó su amiga, allá se va otro poco de su energía y así va saliendo de usted, energía, su poder. Pero eso no es todo, mientras tiene estos pensamientos, usted está haciendo algo con el cuerpo físico, digamos que está limpiando la casa, si está enviando su fuerza hacia lugares que no son el trabajo que tiene en frente, no podrá realizarlo de manera perfecta y muchos detalles serán pasados por alto. Si usted se enfoca en el trabajo solo a ratos, en los momentos en los cuales su pensamiento se va hacia otro lugar, su trabajo no puede ser bien hecho.

La gran mayoría de las personas no pueden mantener la mente enfocada en un punto por más que algunos minutos y esto no les permite realizar al máximo sus tareas. Si usted comienza a entrenar la concentración, podrá mantener toda la fuerza y el poder de sus pensamientos reunidos cerca de usted y cuando realice una tarea, los enviará “todos juntos” hacia un solo lugar, esa fuerza le permitirá realizar la tarea en un mínimo de tiempo y con una increíble calidad.

Si usted comienza a entrenar poco a poco y día a día su concentración, en poco tiempo verá grandes resultados y comenzará a marcar una gran diferencia entre sus compañeros de trabajo. Usted dejará de darse vueltas, dilatando lo que debe ser hecho, encontrando difícil el trabajo que tiene en frente o cualquier otra excusa; todos esos pensamientos se disipan cuando usted tiene todo su poder reunido, concentrado y podrá realizar grandes cosas porque estará haciendo uso de todo el poder de los pensamientos constructivos y creativos, los que además le darán grandiosas ideas que de seguro le llevarán cada vez a algo mejor y más grande.

Para entrenar la concentración no necesita de ningún método especial, simplemente ejercítela con el trabajo que tenga en frente, por pequeño o trivial que sea, ponga todos sus pensamientos en ello, cuando perciba que algún pensamiento se va, tráigalo de regreso y enfóquese en lo que está haciendo. Cuando no esté realizando ningún trabajo, enfóquese en la respiración, ponga su atención en como el aire entra y sale. William Atkinson, un maravilloso y gran escritor del siglo pasado, recomendaba como ejercicio contar botones, poniendo toda la atención en ello e ir aumentando de a poco la cantidad de botones que cuenta. Por ejemplo, cuente veinte botones sin dejar que se vayan sus pensamientos, después de varios días y cuando logre hacerlo sin que su mente se disipe, eleve la cantidad a veinticinco  botones y así sucesivamente. La idea es ir entrenando su mente para que sepa que cuando realice una acción debe estar enfocada en un solo punto.

Por eso, ahora mismo deje de pensar cosas que no aportan valor a su vida y comience a poner sus pensamientos, todos sus pensamientos, en lo que debe ser hecho y ¡hágalo! -Digamos No a las fugas mentales.

Por: Marcela Allen Herrera