Qué es Ho’oponopono

Ho-oponopono

Ho’oponopono es una antigua técnica hawaiana de sanación y que consiste en pedirle al Amor que transmute todos los pensamientos erróneos que están almacenados en nuestro interior y que se manifiestan en nuestras vidas como problemas.  Es un proceso de perdón, arrepentimiento y transformación.

Al utilizarlo estamos asumiendo la total responsabilidad por todo lo que llega a nuestras vidas ya que las personas, las circunstancias no son más que la proyección de nuestro inconsciente, son los recuerdos, las memorias que tenemos almacenadas y que proyectamos a nuestro exterior.

Imagina que vas a ver una película y aparece una escena que no te gusta, tú no te pones de pie y comienzas a pelear con el actor, a decirle que no se comporte de tal o cual manera, sabes que aunque llores, grites o patalees la película no cambiará porque lo que estás viendo no es más que una proyección. Lo único que puedes hacer para ver algo distinto es cambiar el guión, solo así los actores actuaran de forma diferente.

De la misma forma, nuestro guión son todas las memorias almacenadas, son nuestros programas y todo lo que aparece en nuestras vidas es sólo la proyección de ellos, entonces lo que  llamamos “problemas” en realidad no son más que oportunidades que nos está dando la vida de cambiar el guión.

Por eso cuando nos vemos enfrentados a relaciones conflictivas ya sea en la vida de pareja, en el trabajo, con los amigos o nos encuentramos con personas agresivas o desagradables tenemos dos caminos: observar y perdonarnos a nosotros mismos por proyectar esa situación, por haber tenido esa memoria en nuestro interior y soltarlo con amor, dejar que se marche o por el contrario podemos reaccionar con rabia, con ira, de esta forma seguirá guardado en nuestro interior y volverá a repetirse en el futuro una y otra vez en distintas circunstancias, quizás con diferentes actores, pero siempre la misma situación, es decir el mismo guión.

Veamos un ejemplo: Digamos que hoy en día te sientes poco querido o poco valorado en tu relación de pareja, piensa por un momento ¿tuviste ese sentimiento anteriormente?  Si miras hacia atrás quizás recuerdes que te sentiste de la misma forma cuando estabas en la escuela o con tu primer novio(a), etc.   El mismo sentimiento, solo que diferentes actores te están trayendo la escena a la pantalla. ¿Por qué los actores te están recreando esa escena? Porque dentro de ti existe una memoria, un recuerdo muy oculto que no fue disuelto en el amor, sino que quedo almacenado como una grabación errónea en tu interior y que parece en tu vida una y otra vez, en distintas circunstancias solo para darte la oportunidad que a través del amor lo corrijas.

¿Cómo podemos corregirlo? Ho’oponopono enseña que no es necesario encontrar la memoria exacta, sino que basta con ser conscientes de que es  nuestra propia proyección y repetir las 4 palabras mágica: “Lo siento, Perdóname, Gracias, Te Amo”

Al decir “Lo siento” estas asumiendo la responsabilidad de que la situación difícil ha sido creada por ti. “Perdóname” pides perdón por haberte herido. “Te amo” está dirigida  a la divinidad que está dentro de ti y” Gracias” estás agradeciendo el aprendizaje.  La sanación funciona a nivel subconsciente, por tanto puede que no te des cuenta de que está ocurriendo en tu interior, pero lo importante es que sepas que al repetir estas cuatro palabras o alguna de ellas, estarás limpiando y sanando tu vida.

De esta manera cuando tengas un conflicto con alguien, te darás cuenta que no hay motivo para enojarse con esa persona, sino todo lo contrario agradecerle porque nos está mostrando algo que debemos limpiar en nuestro interior, nos está ayudando a estar más conectados con Dios y así ser más felices.

Aprende a ver a cada persona como un espejo, solo te muestran lo que tienes en tu interior. La próxima vez que te cruces con alguien, analiza que te muestra, ¿ves una actitud alegre, amable o ves un rostro serio, agrio? Si lo que ves es lo segundo, solo repite en tu interior: “Lo siento, Perdóname, Gracias, Te amo”  No olvides que lo que estás viendo es tu interior.

Marcela Allen Herrera