Rescata Tu Alma

Desde el día de nuestro nacimiento hasta ahora, han ocurrido un sin número de acontecimientos que quedan guardados en nuestra memoria. Aunque no seamos conscientes de ello, en nuestro interior se encuentran almacenadas todas nuestra experiencias, todo lo que hemos vivido, visto o escuchado.

De esta manera, avanzamos por la vida acumulando más recuerdos y muchas veces dejando un pedacito de nuestra alma atada a los sucesos que nos hirieron o que no pudimos perdonar. Traumas de la niñez; historias de amor inconclusas; desilusiones; pérdidas; rompimientos; todos esos dolores van fragmentando nuestra alma y así seguimos el camino con lo que nos queda de ella, pero no somos un ser completo porque estamos divididos en recuerdos, venganzas y remordimientos.

Analiza tu vida desde el comienzo, ve hacia atrás y quizás encuentres a un niño que llora y se siente culpable por las experiencias que le tocó vivir; probablemente escuchó a sus padres renegar contra su existencia, o creció en medio de críticas y regaños. Sea cual sea la historia, hoy un pedazo de su Ser está encadenado a esa impresión. – “No soy bueno, no merezco estar aquí, nadie me quiere”- grita el alma que habita en esos conceptos. Abraza hoy a ese niño, dale el afecto y la ternura que necesita y tráelo a tu presente.

Y así, ve por cada fase de tu vida, cerrando etapas, rescatando. Perdona todo lo que te hirió en el pasado, borra y limpia y te estarás liberando.

Todos esos pedacitos que estaban en algún lugar, se unirán a tu ser actual y cuando todas las partes se hayan completado y seas Uno total, absoluto, verás el inmenso amor que es capaz de fluir por ti. Sentirás una paz y un amor que no conocías, verás con nuevos ojos el mundo y nacerá una inmensa compasión cuando veas cuántas almas fragmentadas caminan por la vida, inconscientes, dormidos, sin saber que dentro su Ser llora por ser recatado.

Libérate hoy mismo de los conceptos equivocados, cambia tu consciencia hacia una nueva dirección y siempre perdona a todos, no te hagas sufrir encadenándote a rencores o resentimientos.

Eres completo, eres perfecto, eres amor y perdón.  Libérate de cualquier herida del pasado porque has decido volar más alto, libérate porque has decido ¡ser feliz!

Marcela Allen Herrera