Todas las Cosas son Posibles

PRENTICE MULFORD 

 

Todas las cosas son posibles con Dios. Dios trabaja en ti y a través de ti. Decir “Imposible” en cuanto a lo que puedes hacer o convertirte, es un pecado. Es negar el poder de Dios para trabajar a través tuyo. Es negar el poder del Espíritu Infinito para hacer a través de ti mucho más de lo que ahora eres capaz de concebir en mente. Decir “Imposible” es establecer tu límite de comprensión relativamente débil, como el estándar del universo. Es tan atrevido como intentar la medición de un espacio infinito con una regla de medir.

Cuando dices: “Imposible” y “No puedo”, creas una imposibilidad para ti mismo. Este pensamiento tuyo es el mayor obstáculo para lo posible. No puedes detenerlo. Serás empujado y lo retendrás todo lo que puedas, pero no puede haber una exitosa resistencia al mejoramiento eterno y constante de todas las cosas (incluido tú).

Deberías decir: “Es posible convertirme en cualquier cosa que admire.” Deberías decir: “Es posible para mí convertirme en un escritor, orador, actor, artista”. Entonces has abierto la puerta a tu propio templo de arte dentro de ti. Mientras sigas diciendo, “Imposible”, la mantendrás cerrada. Tu “No puedo” es el cerrojo de hierro que cierra esa puerta contra ti. Tu “Yo puedo” es el poder que empuja para abrirla.

.

Extraido del libro:  “Leyes y Secretos en el Mundo del Pensamiento” por Prentice Mulford / Traduccion Marcela Allen Herrera